La anfitriona quiere fuera a la invitada

29 julio 2021 09:09:10 CET

Estados Unidos intentará imponer su ley en casa ante una Qatar que, llegada hasta semifinales, intentará dejarse todo lo que tenga dentro para seguir cumpliendo con su papel de selección revelación del torneo.

Estados Unidos se enfrenta esta madrugada a Qatar en un partido de semifinales de la Copa de Oro 2021 en el que lo normal es que sea la vigente anfitriona y subcampeona del torneo la que pase a la gran final.

Los estadounidenses esperan cumplir con su papel de favoritos, el cual no les suele pesar ante equipos de la CONCACAF, y así alcanzar su tercera final consecutiva, la decimotercera en su historia y pelear por el que podría ser su séptimo título en la Copa de Oro.

El problema es que enfrente tiene a un rival difícil de saber por dónde saldrá. Qatar llegaba como invitada a la cita americana, pero tras una excelente fase de grupos y una clasificación desde cuartos de final, el equipo asiático se pone cotas altas con las que soñar y eliminando hoy a los Estados Unidos, es consciente de que haría historia en la competición.

Es cierto que tiene muchos menos argumentos que la anfitriona y segunda máxima campeona de la Copa de Oro. Pero el hecho de no tener nada de presión encima y de estar completamente liberada, da a Qatar una oportunidad bonita a la que agarrarse.

Eso sí, lo normal es que sean los norteamericanos los que dominen el duelo, creen las mayores ocasiones y, posiblemente, abran la lata del choque. Por ejemplo, suman dos porterías a cero consecutivas que les da pie a pensar que podrán hacer lo propio para meterse en la final. Pero es que también los estadounidenses tienen uno de los mejores ataques de la competición con el que amenazar a la sorpresa qatarí.

Noticias de Fútbol