Mo Farah ya tiene sucesor

06 agosto 2021 15:17:39 CET

El ugandés Cheptegei se convierte en el rey de los 5000 gracias a una carrera perfecta en la que le acompañaron en el podio el canadiense Ahmed y el estadounidense Chelimo, con Katir, el español, en octava posición.

La gran baja del atletismo de fondo masculino para los Juegos Olímpicos 2020 era un Mo Farah que dejaba vacante su trono en los 10 000 metros y en los 5000. Pues en la segunda modalidad, el actual hombre récord Joshua Kiprui Cheptegei, consiguió el oro y casi batir el récord olímpico.

La carrera fue dominada desde el inicio por los dos ugandeses, sabedores del ritmo que le interesaba en todo momento a su gran campeón. A partir de ahí, se habría un pequeño parón entre los 3000 y los 4000 metros que reagrupaba a los corredores y daba esperanzas a los menos habituales por las posiciones de cabeza.

Pero entonces, para el último 1000, Cheptegei cogía el mando de la prueba y no la iba a soltar hasta la meta. Se impuso con superioridad clara a sus rivales, a los que destronó en la última vuelta a la pista de atletismo, dando la sensación de que podía batir el récord olímpico, pero que al final no quiso.

A su lado en el podio acabaron entre relativa sorpresa el canadiense Mohammed Ahmed, que se hacía con la valiosa medalla de plata, lo que supone ser el mejor de los “mortales” en los 5000, y el estadounidense Paul Chelimo, con un bronce de categoría.

Unos cuantos metros más atrás llegaría un Mohamed Katir que a sus 23 años pagó en todo momento la inexperiencia en carrera, al ir por la calle dos durante gran parte de la prueba, un desgaste excesivo que le impidió estar como se esperaba en la lucha por las medallas, pero le valió para conseguir un diploma olímpico con su octavo puesto.

Noticias de Juegos Olímpicos 2020